sábado, 24 de junio de 2017

LAS AMIGAS DE MI GEISHA

La Geisha de mi infancia se sentía sola porque era la única de su clase entre todas las nancys de las estanterías.


Intentó hacerse amiga de la Japón de Colección pero esta hablaba otro dialecto.


Invitó a tomar té a las Geishas de reedición pero estas eran demasiado jóvenes y pueriles.


Tan triste estaba  mi Nancy que tuvimos que traerle una gemela a casa. El encuentro fue entrañable.


Desde ese momento mi muñeca vuelve a sentirse feliz y ambas lo comparten todo.


La verdad es que estaba buscando una geisha desnuda para que posara con los nuevos modelos que voy consiguiendo pero por casi el mismo precio encontré a esta en perfecto estado.

He aprovechado para hacerle unas cuantas fotos pues es una muñeca preciosa.


Conserva el peinado y palillos originales.


El obi visto por detrás.


Al ponerlas juntas se aprecia todavía más que la mía está muy jugada pero, como  imaginaréis, para mi su valor no es monetario.

Conservo el kimono y el cojín pero el fajín se perdió en algún momento, así que lo sustituí por una cinta de raso. 
A mi muñeca le han encogido mucho más los brazos pues ni siquiera le asoman por la manga.


La nueva tiene un color sonrosado mientras que la mía se bañó tanto que ha palidecido. Los palillos de su moño son de unos taquitos de queso que me llevé en un picapica del cole je, je.
Hasta una de sus cejas está más baja que la otra. Ahora pondríamos el grito en el cielo si la compraramos así.


Antes de volverse a su balda han querido posar todas juntas para la posteridad. No me gusta compararlas pues corresponden a diferentes épocas y me parece absurdo.


No obstante, la Japón es preciosa y la Geisha setentera muy bonita y entrañable.


Esto es todo por hoy. Que tengáis una feliz semana.

7 comentarios:

  1. Puf, qué envidia, ya las tienes a pares! Te reconozco que a mí me gustan mucho las paliduchas, prefiero que se queden así a restaurarlas, tienen una cara más dulce. La japonesa me encanta, será porque no la tengo y se me cae la baba al verla. Saludos y hasta la próxima.

    ResponderEliminar
  2. Hola Angeles.
    Yo tampoco soy partidaria de tocarlas. Sólo lo justo si están muy mal.
    La Japón es divina a ver si tienes suerte y la consigues.
    Besos.

    ResponderEliminar
  3. Qué bonitas las geishas, me quedo con las antiguas, claro, aunque todas son preciosas.

    ResponderEliminar
  4. Hola Ilona.
    Si, la antigua es especial pero la Japón me encanta también.
    Besos.

    ResponderEliminar
  5. Pues aunque sé que no se debe comparar, a mí la Japón no me gusta. SUs ojos negros me dan un poco de mieditis y sin embargo las geishas son divinas. Pero claro, para gustos... eso es lo bueno.
    Disfruta de todas por igual!!
    Besos

    ResponderEliminar
  6. Hola Rosana.
    A mi la que no me gusta nada es la reedición.... Las otras me encantan.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  7. Hola Rosana.
    A mi la que no me gusta nada es la reedición.... Las otras me encantan.
    Un beso.

    ResponderEliminar